El 1° de Mayo y la paradoja del sindicalismo cubano

Desfile

El 1º de Mayo quedó establecido como Día Internacional de los Trabajadores por acuerdo del Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional, celebrada en París en 1889, es una jornada de lucha reivindicativa y de homenaje a los Mártires de Chicago. Estos eran sindicalistas anarquistas quienes  fueron ejecutados por su participación en las jornadas de lucha por la consecución de la jornada laboral de ocho horas, que tuvieron su origen en la huelga iniciada el 1 de mayo de 1886 en Chicago, Estados Unidos. En la actualidad es una fiesta reivindicativa de los derechos de los trabajadores en sentido general y se celebra en muchos países.

El pasado 1° de Mayo las principales plazas a lo largo y estrecho J de nuestro país fueron colmadas de cubanas y cubanos que celebraban el Día Internacional de los Trabajadores. Desfilaron organizados por bloques de los distintos sectores de la producción y los servicios, secciones sindicales, ministerios, empresas y organizaciones sociales. Portaban pancartas, coreaban consignas.

Y es que ya desde semanas antes los medios de difusión, principalmente la televisión y la radio, alentaban al pueblo a “marchar unidos apoyando la revolución y el socialismo”. Poco o casi nada se habló entonces de los Mártires de Chicago de Mayo de 1886. Mucho menos se alentó a los trabajadores a manifestarse en pro de mejoras en sus condiciones de trabajo y de vida, como lo hacen los sindicatos del resto de países que han asumido esta importante fecha conmemorativa.

Quien, fuera de nuestras fronteras, no esté al tanto de nuestra historia y actual realidad podría pensar que los medios están en manos de una oligarquía a la que no le conviene que se difunda ese tipo de mensaje alborotador de la prole. Si tal fuese el caso, no estaría equivocado del todo. A nuestros gobernantes no les conviene que esos mensajes “subversivos” lleguen al pueblo trabajador y lanzan al aire el slogan: “todos unidos por un socialismo próspero y sostenible”. Y nos arman con pancartas, hechas por nuestros propios jefes sindicales y por la dirección de propaganda y publicidad del Partido Comunista de Cuba (PCC), para dar esa imagen paradisiaca en la que el pueblo trabajador es sumamente feliz. Donde se han materializado nuestros sueños y no existen dificultades en las condiciones de vida y de trabajo.

Pero, ¿qué pasaría si algún desdichado(a) se atreviera a colocar en una de esas pancartas una reclamación al estado, una queja o una petición? Simplemente ya no estaría apoyando al socialismo y a la revolución, y correría la misma suerte de otros que lo han intentado antes.

Personalmente he planteado en mi sindicato mi inconformidad con el salario que recibo y con las condiciones en las que trabajo pero solo he recibido críticas de los propios dirigentes: “quejarse no es de revolucionarios”.  Y hasta llegaron a “aconsejarme”  que no insistiera en ese asunto si no quería buscarme serios problemas.

Recientemente en nuestro país se llevó a cabo una oleada de despidos masivos de trabajadores. Esto ocurrió luego de que se trazaran los famosos Lineamientos para la Nueva Política Económica y Social del país. Este hecho fue estratégicamente disimulado por parte del estado con el apoyo de sus medios de difusión. Se pretendió, con la sustitución del término desempleado por el de disponible, cambiar la percepción de la situación respecto al status laboral y las posibilidades reales de encontrar un nuevo trabajo. Paradójicamente este proceso contó con total respaldo de la dirección de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC). Si eso no es traición entonces no conozco el significado real de esa palabra.

Se especula que el índice de desempleo en Cuba al cierre del 2012 era del 20 porciento. La Oficina Nacional de Estadísticas no ha publicado datos al respecto y no creo que tenga algún interés en hacerlo.

Hemos sido traicionados por nuestros dirigentes sindicales. Hemos sido abandonados y dejados en el olvido por nuestros legendarios líderes y gobernantes. La CTC se ha convertido en una herramienta de los órganos de dirección y administración del estado en un pacto indisoluble con este. Una herramienta más para mantener el control sobre el pueblo trabajador. Una herramienta más para el trabajo político ideológico del partido que hace más de medio siglo permanece en el poder y donde sus burócratas han devenido en la nueva oligarquía cubana.

Solo un ciego no vería que la CTC no representa los intereses de las trabajadoras y los trabajadores. Pareciera que solo les interesa cobrarnos la cuota sindical el día del pago de nuestros salarios. En mi centro de trabajo el encargado de dicha función se sitúa, cual fiero guardián de un gran tesoro, justo al lado de la caja de pago. Y va exigiendo, de manera poco cortés, el pago de dicha cuota a quien valla recibiendo su salario.

Estamos siendo explotados por nuestro propio estado. Nuestra mano de obra y fuerza de trabajo está siendo subvalorada y por tanto somos muy mal remunerados. Y para colmo tenemos que salir a la plaza el 1º de Mayo y pretender ser felices y estar de acuerdo con todo eso. Me parece demasiado.

En lo personal prefiero quedarme en casa antes que formar parte de un acto de hipocresía multitudinario.

                                               Ángel.

 

La cara del sistema.

IMG_0006 (más imágenes)

Por estos días, como en tantos otros, he estado de guardia médica en un policlínico. Es indignante la falta de atenciones y recursos materiales que imperan en los consultorios, policlínicos y hospitales de nuestro país. Consultorios sin agua corriente para lavarse las manos, sin una iluminación eléctrica adecuada por falta de lámparas, bombillos, interruptores y hasta cableado. Ventanas y muebles en estado avanzado de deterioro. En los policlínicos el arsenal terapéutico esta menguado de manera tal que encontrar un analgésico potente es motivo de alegría y regocijo. Es tan precaria la situación que los guantes de látex desechables para examen físico se están esterilizando con calor y presión mediante vapor de agua en autoclaves para poder reutilizarlos. Además de la ya tradicional practica de reutilizar las jeringas y agujas para inyectar. Todo esto supone un alto riesgo biológico tanto para el paciente como para el médico, quien no recibe la remuneración correspondiente a dicho riesgo. En los hospitales las bránulas para canalizar venas están perdidas, como dijera un directivo de la institución en una entrega de guardia. La alimentación del personal de guardia consiste en la mayoría de las ocasiones en una insípida y casi microscópica alquimia de tres ingredientes. En ocasiones me he quedado sin cenar por el negligente olvido del jefe de turno de traer la comida desde donde se elabora hasta el policlínico.  En mis guardias cuento con un número limitado de recetas médicas, alrededor de 50, las cuales son insuficientes teniendo en cuenta el volumen de pacientes que acuden a cuerpo de guardia. Realizarse un estudio imagenológico, hoy en día, es casi un lujo que solo unos cuantos afortunados tienen la suerte de recibir. En un hospital provincial se están asignando solamente diez estudios de rayos X por consultas de cuerpos de guardia de especialidades como ortopedia y medicina interna, eso para 24 horas. Recientemente se estaba inmovilizando las extremidades con cartón de cajas de electrodomésticos por la falta de yeso. A los médicos se nos ordena que debemos hacer menos uso de los exámenes de laboratorio y demás medios diagnósticos apoyados en tecnología, al extremo no del ahorro o uso racional sino de la privación. Es preciso decir que los resultados reflejados en la fría estadística de los indicadores de salud descansan sobre todo en las espaldas y el sacrificio de hombres y mujeres, profesionales y técnicos de esta rama, quienes a pesar de ser insuficientemente remunerados y de no contar con las condiciones adecuadas para desempeñar su labor día a día se entregan y dan lo mejor de sí a la noble tarea de salvar vidas humanas.

Por otra parte, el suministro y abasto de medicamentos es insuficiente de acuerdo a la demanda popular. Las farmacias siempre tienen algún medicamento que, como dicen sus dependientes, está en falta. Medicamentos de producción nacional y tan básicos como la Dipirona y otros tan demandados como los antihipertensivos pueden estar alejados de las vitrinas de las farmacias por semanas e incluso meses. Sin hablar de medicamentos para el tratamiento de enfermedades como la psoriasis o el vitíligo que por presentar una alta demanda en el mercado internacional han preferido emigrar.

Realmente me indigna esta situación. Es evidente la reducción del presupuesto que el estado destina a atender la salud del pueblo cubano. A pesar de que me empeño y doy lo mejor de mis sentimientos y conocimientos a cada paciente siempre hay quien no comprende y descarga su ira y frustración en mí, pues desgraciadamente en este caso soy el rostro y la personificación del sistema de salud. En ocasiones luego de escucharle pacientemente le ofrezco mi criterio y mis argumentos y terminan reconociendo que no es mi culpa y ofreciendo sus disculpas por su maltrato hacia mi persona. En muchas otras ocasiones no sucede igual y se marchan enojados mientras yo preparo nuevamente una cordial sonrisa para el próximo paciente de la cola.

Ángel.

Si rompemos con el silencio.

Imagen

Después de un tiempo de sequía literaria en este blog, hoy llueve nuevamente. Espero que sea el comienzo de una larga primavera. Siguen siendo más fuertes los motivos que me animan a escribir estas líneas que los que me proponen el silencio.

Un silencio tormentoso que hace un ruido insoportable en mi cabeza. Un silencio tormentoso que pesa sobre las conciencias de los intelectuales cubanos. Y es precisamente ese paradójico silencio, ese ruidoso silencio, ese impuesto silencio, ese acatado silencio, ese convenientemente aceptado silencio, ese asesino silencio, mortífero silencio, ese cómplice silencio, testigo silencio. Ese cobarde silencio, ese sufrido silencio, ese luctuoso silencio, quien ha sido victimario y victima a la vez. Victimario de la democracia, la pluralidad, la libertad de expresión, la diversidad de criterios y la tolerancia. Victimario de los derechos y libertades personales. Víctima del autoritarismo, del totalitarismo, la intolerancia la necedad, arrogancia, insensatez, ignorancia, estupidez, del abuso de poder, la represión, persecución, estigmatización y del trabajo político ideológico del Partido Comunista de Cuba.

No más silencio. No más estado de sitio sobre nuestras conciencias, sobre nuestra criticidad. Es preciso denunciar que libertad de expresión no es la farsa que hoy vivimos en las calles y en los medios de difusión en Cuba. Democracia no es el circo montado por la Asamblea Nacional y su comisión electoral. Mientras el pueblo es mudo, los gobernantes convenientemente se tornan ciegos. Cuando unos cuantos comienzan a exigir sus derechos, los reprimen y se vuelven sordos. Pero cuando todos rompamos con el silencio y nos manifestemos en pro de nuestro bienestar, se nos tendrá que escuchar o se rompe el statu quo y los cambios serán inevitables y dramáticos.

En este aspecto los intelectuales y profesionales cubanos estamos en deuda con nuestra sociedad, con la gente más humilde y sencilla de nuestro pueblo. Estamos en deuda con la democracia, estamos en deuda con la historia de nuestra patria. Estoy convencido de que si rompemos con el silencio y buscamos y creamos los espacios alternativos para expresarnos, más temprano que tarde se nos escuchará. Tenemos que echar a un lado el miedo, en ocasiones la apatía y la incredulidad que se ha apoderado de nosotros y crearnos la firme convicción de que tenemos el derecho a ser escuchados, que somos nosotros mismos quienes tenemos el poder de cambiar nuestra realidad. Que los tiempos del autoritarismo tienen que cesar ya. Que los tiempos de los gobernantes eternos en Cuba no regresaran más.

Cuba fue faro y guía para muchos procesos revolucionarios en América Latina, África y hasta Asia pero la historia se torna caprichosa espiral de vez en cuando y hoy tenemos que mirarnos al espejo y analizarnos. Y mirar el ejemplo de otros pueblos que se curan el germen de la pobreza y la desigualdad extremas. Que se curan el cáncer de gobiernos y gobernantes corruptos y títeres de otros gobiernos y transnacionales sin renunciar a la democracia. Sin permitir que un gobernante se perpetúe en el poder mediante escaramuzas legales o referéndums constitucionales. Tenemos bien cercano el caso de Venezuela. He observado a un grupo de personas mirando el canal de televisión Telesur: unos se quedan asombrados y otros maravillados, algunos expresaron que no entendían como podía ser posible eso de que existieran varios partidos políticos y que en las campañas electorales cada candidato pudiera expresar libremente sus ideas y su criterio, en ocasiones irrespetuoso, sobre el otro candidato. Especialmente si se está refiriendo al candidato del partido gobernante.  Esto es totalmente comprensible pues es lo que nos han inculcado con todo ese trabajo político ideológico y la retórica de que hemos encontrado el mejor sistema democrático del mundo. Han querido enjuagarnos el cerebro y por la deteriorada red del alcantarillado público pretendieron desechar nuestros derechos y garantías constitucionales. Por suerte siempre hay a quien no le gusta lavarse la cabeza.

Hoy vemos como surgen espacios alternativos y personas que los utilizamos para hacer ver que existe un escenario distinto y mejor al que conocemos y que es alcanzable solo si rompemos con el silencio.

                                                                                                                                      Ángel.

Mis pies descalzos.

Mis pies descalzos

  Hoy me sorprendió un amigo y colega extranjero jugando al football descalzo. Después de saludarnos me preguntó por mis zapatos y haciendo un ademán con mi  índice izquierdo le señalé la dirección en que se encontraban, sobre la hierba, junto a un pomo plástico con agua fría a un costado de la improvisada cancha. La segunda pregunta fue: -Lo disfrutas más estando descalzo ehhh? Me hubiese gustado responderle que si pero un intenso dolor proveniente del juanete de mi pie derecho no me permitió mentir. -No.., le dije. En realidad juego descalzo porque no puedo permitirme el maltratar esos zapatos que ves allá pues son los que utilizo para trabajar. -Y no tienes zapatillas para el deporte? Replicó… –No, no tengo. No he podido comprarlas, es que tengo otras prioridades. –No me digas eso… respondió. Lo creyera si me lo dijera cualquier obrero cubano, pero tu eres médico. Y en ese preciso momento se terminó el juego de football para mi. Me dispuse explicarle algunas cosas que mi colega no tenia claras, entre ellas lo siguiente.

Yo soy medico general y mi salario es el básico. Por un mes de trabajo recibo trescientos noventa  pesos  cubanos (390 CUP), el equivalente a quince pesos convertibles con sesenta centavos (15.6 CUC), que a su vez serian mas o menos diecisiete dólares con dieciséis centavos (17.16 USD). El precio de  los tenis de la peor calidad que puedan circular tanto en el mercado formal como en el informal siempre será superior al cincuenta porciento de mi salario. Y como es de suponer para estar saludable  es necesario ejercitar todos los músculos del organismo, especialmente los que participan en la masticación.  Entonces es que se establecen las prioridades. Toca decidir a que grupo muscular se le van a dedicar mas o menos recursos. Si a los maceteros o a los cuádriceps femorales. :) Por no mencionar otros órganos y sentidos importantes, como el de la visión y el oído, para el mantenimiento del equilibrio armónico de las funciones corticocerebrales en el ser humano.

Mi amigo sonrió, pues como mencioné también es un colega que se esta especializando en Cuba y la terminología le resulta muy familiar.

Entonces (a modo de broma)  me sugirió formar el movimiento cubano de médicos descalzos (como en la China de Mao Zedong) y un club de football con el mismo nombre.  Proponiéndome  de antemano la presidencia de ambos. :)

                                                                                                                                  Ángel.

ZonadictoZ

Etiquetado , ,

Mi realidad cubana.

Me

   Hoy será un día histórico. Al menos lo será para mi, pues este es mi primer blog. Me parece realmente fascinante la idea de poder compartir información, ideas y criterios con una inmensa y heterogénea  comunidad de personas alrededor del mundo. Así es Internet, todo o casi todo, al alcance de unos pocos clics.

Después de haber leído detenidamente (pues estaban en ingles) las instrucciones del sitio dedicada a los principiantes no me queda otra que  seguir sus consejos para llegar a ser algún día un “alucinante bloguero” :)

Para eso es preciso que me presente. Mi nombre es… bueno, mi nombre no lo pongo por cuestiones de seguridad personal. Mi seudónimo será Ángel. Soy un joven cubano que aun vive en Cuba (esa es una de las cuestiones). La otra cuestión, y fundamental, es que tengo la intención de dar a conocer mediante este blog la realidad que me rodea y así, a la vez, la realidad de mi país. Prometo ser lo mas objetivo posible en cada post y documentar con imágenes todo lo que pueda.

Existen diferencias entre la imagen que se muestra de nuestro país al mundo mediante la prensa oficial de aquí, las campañas mediáticas de potencias extranjeras y nuestras realidades social, económica, cultural y política. Por eso creo necesaria la creación de este blog para contribuir al cese del aislamiento y la manipulación informativa de la cual es victima mi país.

No será nunca mi intención ofender, denigrar, discriminar o subvalorar grupos sociales o personas (no incluyo dictadores ni funcionarios corruptos en esta categoría).  Y menos aun menguar la moral de nosotros los cubanos. Por el contrario, creo que es necesario se conozcan los problemas que tenemos para de alguna forma presionar al gobierno y buscar y encontrar soluciones que nos beneficien a  todos.

Es probable que los extremistas, oportunistas y fanáticos que apoyan ciegamente el sistema me tilden de traidor, difamador, disidente y sabrá dios cuantos calificativos mas. “Si estar a favor del pueblo es estar  contra el gobierno, pues lo soy”. Dirán que no es de patriotas ir contándole al mundo los problemas derivados la mala administración del estado y de las desatinadas decisiones políticas.  “… patriotismo no tiene nada que ver con ninguna doctrina, ni estar de acuerdo o no con ningún régimen o sistema de gobierno. Patriotismo es amor por tu país, por su gente y por su historia verdadera.”

Hago estas aclaraciones porque he visto como realizan maniobras  en los medios oficiales en Cuba contra blogueros que disiden o proponen ideas novedosas o simplemente critican las malas y desatinadas decisiones de nuestros gobernantes. Ya le puse el parcho, ahora que venga la gotera…

Solo me resta invitarlos a que sigan este blog que emana de lo mas profundo de mi ser filantrópico, a que dejen sus criterios, opiniones y comentarios sin importar si se identifican o no con mi realidad. Este será un espacio abierto al debate basado en la objetividad, la sinceridad y el respeto.

                                                                                                 Ángel.

Zonadictoz

Etiquetado ,
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.